¿Qué no deberías comer mientras estas en España?

Siempre que se visita un nuevo país, nos adentramos en territorios desconocidos para nuestros organismos. Cada país del mundo alberga una riqueza gastronómica que a su vez tiene una diversidad química que puede ser contraproducente para el organismo.  

Lo primero a tener en cuenta es España es que allá se come a horas distintas de las que ya conoces. Por ejemplo, el almuerzo es a las 14:00 horas (2pm) y la cena a las 22:00 horas (10pm).  

El choque entre unas comidas y otras completamente distintas, puede hacer que un lindo viaje se convierta en un recuerdo no muy grato. Por ello en este post te hablaremos de qué no deberías comer mientras estás en España.  

1. La Paella 

España es famosa por sus paellas, pero hay que destacar que las paellas no son un plato típico español sino de Valencia.  

La primera recomendación es que salvo que estés en Valencia o un restaurant valenciano no te arriesgues a ordenar paella ya que te expones a que te sirvan un plato pre-congelado con adaptaciones de cada zona. 

Por otra parte, si eres alérgico a las especies marinas, por nada comas cazuelas de mariscos o especies similares. Esto podría salirte por caro por la reacción alérgica que podría provocarte. 

2. Sangría  

Los turistas somos reconocidos en España por llegar a los bares y pedir una sangría. Cuando en España la Sangría sobre todo es popular entre estudiantes. 

Muchos turistas creen que la sangría es una bebida tradicional de España y no es así. Para los españoles la mejor sangría  es el Don Simón del Brick. 

3. Los breakfast Ingleses  

Los desayunos ingleses son comunes en hoteles para turistas, pero pocas veces los recomiendan debido a que va en contra de lo mejor de la gastronomía española. 

La recomendación es desayunarse con un café con leche y unas tostadas con tomate y bollería. 

4. El Gazpacho 

Si vas a España en temporada de invierno debes evitar el Gazpacho. Es una comida típica de toda España pero sobre todo en zonas cálidas o en tiempos de verano. 

Además, no son considerados como una comida propia de la dieta habitual de los españoles. Por el contrario, el salmorejo es una buena opción.  

La recomendación final es que, si vas a España de visita, incluyas comidas cónsonas con tu estilo de alimentación y así evitas reacciones adversas que puedan ponerte en riesgo en suelo extranjero.  

Español Churros con Chocolate: Cocina en todo el mundo

Un desayuno post-party tradicional del chocolate caliente español (churros con el chocolate) es un convite chocolatey Las Belles del recorrido pueden gozar en cualquier momento del día

Cuando se trata de chocolate me encanta. Aquí en España, sobre todo después de una noche fuera, un Cola Cao, el chocolate caliente del país marca, o café, junto con churros sumergido en una salsa de chocolate rica, es una indulgencia popular tiempo de desayuno. Mi estómago no aprueba tales comidas temprano en la mañana, pero cualquier otra hora del día – bueno, eso es una historia diferente.

El vapor caliente churros envuelto en una servilleta y dunked en espeso, exudando el chocolate y el azúcar es un convite fantástico, y que la visita de la familia y los amigos siempre esperan. No podría negarme, ¿no?

Dejando la churrería con una bobina plana de tubería de masa caliente entre el papel y saber que en casa se preparan pequeños cuencos de salsa de chocolate grueso y azúcar junto con un café molido decente hecho en un bodum es divertido.

Lo mismo ocurre con entrar en un café y observar el extravagante pero artístico método de exprimir la masa de un enorme ‘arma’ en un chisporroteante aceite caliente en un largo rizo ininterrumpido. Incluso extraer cualquier masa de la pistola grande es una hazaña de prueba.

Entonces, ¿qué pasa con churros con chocolate que los españoles y los visitantes? Tal vez es que “oh realmente no debería” sensación, o tal vez un estómago de hierro o una noche de tee-total antes.

Mobile churro stands son puntos de interés común en las fiestas y entrar en su propia alrededor de las 6 am cuando partygoers final de la noche por tener churros y café antes de ir a casa, tal vez para absorber algo de alcohol y ir a la cama con el estómago lleno.

Nacidos de la frivolidad española y de esa asombrosa habilidad de hacer algo sabroso de nada, churros de churros con chocolate, se crean simplemente a partir de harina y agua cocinada en el inevitable aceite de oliva. Pruebe estos churros fritos con una espesa salsa de chocolate a cualquier hora del día.

Churros con chocolate

Ingredientes para churros

Aceite de oliva
1 taza de agua
1/2 taza de margarina o mantequilla
1/4 cucharadita de sal
1 taza de harina para todo uso
3 huevos
1/4 taza de azúcar
1/4 cucharadita de canela molida (opcional)

Método

Para hacer la masa para los churros, calentar el agua, la margarina y la sal hasta hervir en una cacerola. Añadir la harina y mezclar bien y vigorosamente a fuego lento hasta que la mezcla forme una bola, aproximadamente 1 minuto.

Quite la cacerola del calor y golpee en los huevos de una vez. Continuar batiendo hasta que liso y después agregue a la cacerola mientras que agitando continuamente la mezcla.

Calentar unos 2 a 3 cm de aceite en una sartén a fuego medio.

Cuchara la mezcla en un fabricante de churros o tubo de decoradores de pastel con una punta de estrella grande.

Apriete tiras de 10 cm en el aceite caliente, freír 3 o 4 tiras a la vez hasta que estén doradas. Gírelas una vez, cocinando por 2 minutos de cada lado. Escurrir los churros sobre toallas de papel y espolvorear con azúcar. La canela es una buena adición al azúcar, aunque no en la receta tradicional.

No se olvide de intentar hacer la bobina tradicional. Comenzando en el centro de la sartén mantener una presión constante en el tubo lleno de masa, tratando de no romperlo. ¡Esto necesita mucha práctica!

Ingredientes para salsa de chocolate

2 tazas de leche
4 oz de chocolate negro, picado
1 cucharada de maicena
4 cucharadas de azúcar

Método

Ponga el chocolate y la mitad de la leche en una cacerola y calentar suavemente para disolver el chocolate. Manténgase revolviendo hasta que el chocolate se haya derretido.

Disolver la maicena en el resto de la leche y agregar al chocolate con el azúcar. Cocine a fuego lento, constantemente revolviendo, hasta que el chocolate se haya espesado, esto debe tomar cerca de cinco minutos. Añada extra de maicena si es necesario (dependiendo de la consistencia que usted prefiera).

Retirar del fuego y batir hasta que esté suave.

Cómo cocinar la paella perfecta

Algunos platos son víctimas de su propio éxito. El pudín Yorkshire viene a la mente – un poco demasiado sabroso y convenientemente forma para su propio bien; El huevo escocés sufre de un problema similar. Uno de los ejemplos más tristes es la valiente paella.

Como lo expresó el autor catalán Josep Pla, los “abusos” cometidos contra el plato más famoso de España son “excesivos – un escándalo auténtico”.

Son pequeñas cosas como el arroz de cocinero rápido de Keith Floyd, tanto como cualquier “torsión” tailandesa o guarnición caribeña de piña, que ofenden la sensibilidad de los valencianos que reclaman el plato como su derecho de nacimiento.

Jenny Chandler reporta en The Real Taste of Spain que los compradores en el Mercat Central de Valencia podrían convencerse de que sólo están de acuerdo: el pescado y el marisco están “absolutamente fuera de cuestión”.

El pollo y el conejo, mientras tanto, son obligatorios – con los caracoles un “extra opcional”. Como el cocinero valenciano Llorenç Millo observa con sencillez, “la paella tiene tantas recetas como hay pueblos, y casi tantos como hay cocineros”.

Esto incluye, por supuesto, la versión de mariscos que es más familiar para los visitantes británicos, que tienden a congregarse en la costa donde estos ingredientes son abundantes. Colman Andrews hace un buen punto en su libro Cocina Catalana cuando dice: “Lo que se entiende en Valencia … es que si contiene mariscos o no, la paella es sobre todo un plato de arroz – y es en última instancia buen arroz, no buen marisco O lo que sea) que hace una gran paella. ”

El arroz es un ingrediente tricksy y, al igual que el risotto, ciertas reglas deben observarse para lograr la paella nirvana.

Para empezar, se necesita una variedad de grano corto, no de grano largo, Ainsley y otros, que absorbe el líquido fácilmente y no se seque, incluso cuando el exterior se tuesta hasta un crujido, así como una paella Pan ancho con una base delgada) por lo que el líquido antes mencionado se quema rápidamente y uniformemente.

Lo ideal sería que la cacerola se colocó sobre un fuego de leña, para dar al plato un delicioso aroma de humo, pero un anillo de gas hará. A diferencia de un risotto, la agitación está absolutamente prohibida – Ballymaloe toma nota – porque estás buscando un resultado tierno, pero no cremoso. Además, la capa marrón, quebradiza que se forma en el fondo de una paella bien cocida, el socarrat, es una delicadeza muy apreciada.

La tradición de muchas paellas – que, como Elisabeth Luard informa, “para ser verdaderamente digno del nombre, el cocinero es siempre un hombre”; Que el plato debe ser siempre preparado y comido al aire libre, “preferiblemente a la sombra de una vieja vid o higuera”, y siempre al mediodía, más que a la hora de la cena – puede ser felizmente ignorado como le convenga … aunque se llega a pensar en Esa higuera suena bastante tentadora.

Cocinar con gas

Tradicionalmente, la paella habría sido preparada sobre un fuego de poda de vid o de naranjo, pero, como el cocinero Alberto Herráiz – que acaba de publicar un libro titulado Paella y por lo tanto tiene alguna pretensión de ser un experto en la materia – explica: Controlar el grado de calor precisamente al cocinar sobre madera o carbón, requiere de grandes habilidades y forma parte del know how heredado del paellero. Se espera que el cocinero del domingo se concentre totalmente en la paella y preste atención excepcional al detalle “. En otras palabras, no somos lo suficientemente competentes para hacer dos cosas a la vez. Los incendios de madera también, dice, estropean la textura del arroz. “Para el mejor sabor y textura,” concluye Herráiz, “el método más fácil y exitoso es comenzar la paella en la estufa y llevar a cabo el resto de la cocción en el horno”.
Esto es controvertido. Armado con la receta de Herráiz para “paella arroz ‘a banda’ sin banda ‘, que es lo más parecido a una paella de mariscos en su capítulo de cocina, y una toma más convencional de Sam and Eddie Hart Modern Spanish Cooking, Voy a trabajar. El método de Herráiz me pide que saltee la sepia y los mariscos en aceite y luego mezcle el arroz y cocine por un par de minutos, revolviendo, antes de agregar el sofrito de tomate (el cual más tarde) y el caldo. El plato se deja cocinar a fuego muy alto durante cinco minutos, hasta que el arroz ha subido a la parte superior, momento en el que la transferencia al horno durante otros 12 minutos. Luego descanse tres minutos y juegue tragamonedas Gratis en línea esperando. La textura es curiosa – una piel se ha formado en la parte superior, que parece haber mantenido el arroz agradable y húmedo – pero es demasiado demasiado uniforme de seda a mi gusto.

La receta de los Harts es mucho más simple. Después de saltear la cebolla, el ajo, los pimientos, el pimentón y los mariscos juntos en la sartén de paella, añadir el arroz, dejar cocer durante 2 minutos y luego verter el caldo, aumentar el fuego y cocinar a fuego lento durante 10 minutos. Finalmente me arreglar el marisco en la parte superior, dejarlo para cocinar durante 8 minutos y luego, después de un breve descanso bajo papel de aluminio, está listo para servir. La paella resultante se adapta mejor a mis gustos; Los granos se han mantenido agradablemente separados y los que rodean el borde han comenzado a caramelise, dando al plato una textura más interesante.
El chef José Pizarro da una receta en su libro Seasonal Spanish Food que sigue un proceso similar, pero cubre el plato con papel de aluminio durante los últimos ocho minutos de cocción. Esto acelera la cocción de los mariscos, pero, en comparación con la paella de Harts, el arroz parece un poco blanda.
Sin embargo, quizás la más heterodoxa de todas es Sri Owen, quien en su libro de arroz admite que en casa obtiene los mejores resultados “cocinando el arroz y los mariscos por separado y combinándolos justo antes de servir”. Estoy a favor de darle un poco de amor individual y atención, pero esto parece una vergüenza: a pesar del uso de algo bastante caro y bien aromatizado, el plato es soso, convirtiéndose simplemente en arroz con marisco en lugar de una paella.
El arroz de grano corto es obviamente esencial para la paella – preferiblemente la bomba española (a menudo vendida bajo la indicación geográfica Calasparra), pero Herráiz afirma que el risotto italiano o el arroz de sushi japonés también son adecuados. Hago su paella con arborio y nadie nota la diferencia, incluso bajo un interrogatorio sostenido, aunque decido que es un poco más tiznado, lo que, por supuesto, podría ser totalmente el poder de la sugerencia.

El otro ingrediente importante, por supuesto, es la acción que el arroz se cocina adentro. Los Harts van a la molestia de hacer uno especialmente, usando las cabezas de gambas, el hinojo, el tomate y el brandy, pero siento que las complejidades del sabor se pierden en el acabado plato. En lugar de eso, tomo la sugerencia de Herráiz de vestir un caldo de pescado de buena calidad cocinando a fuego lento las cabezas y las colas de los mariscos durante 25 minutos, lo que le da una mayor profundidad de sabor sin mayores problemas para el cocinero. El pollo, tal como lo utiliza Colman Andrews en su paella valenciana con marisco, imparte una nota agradablemente sabrosa pero jarros con los sabores marinos en este plato en particular.

Miscelánea

El sofrito, mezcla aromática de cebollas, ajo y tomates suavemente salteados, es un eje de la cocina española y de la mayoría de las paellas, a excepción de los Harts, que añade el tomate al caldo y no al propio plato. Herráiz hace una muy sabrosa versión cocinada lentamente a fuego lento durante una hora y luego pasa a través de un tamiz fino, pero la toma más sencilla de José Pizzaro en el sofrito da a su paella un sabor y textura más robustos. Lo hace en la sartén, salteando suavemente la cebolla y el ajo con aceite de oliva, tomates y vino, y luego permitiendo que se reduzca antes de añadir los otros ingredientes – es rápido y da al plato terminado una riqueza que sólo Herráiz puede competir pero en menos de la mitad del tiempo. (Los dos cocineros utilizan copiosas cantidades de aceite de oliva, lo que también ayuda en este frente). Aunque trato de usar tomates frescos, el tipo de latas dar un sabor más confiable aquí y son mucho menos difíciles de preparar

Pizarro también utiliza el rape en su paella, que va bien con el panel de pruebas – es más firme que el bacalao de Sri Owen, por lo que no se descompone durante la cocción, y hace un bonito contraste textural a la suavidad del calamar. Los guisantes que usa añaden dulzura al plato, pero como las habichuelas todavía están en temporada aquí los he sustituido en homenaje a los frijoles de lima blancos frescos que hacen una aparición en la tradicional paella valenciana.

Paella se sirve a veces con aioli pero, aunque nunca puedo resistir una cucharada si hay algo alrededor, su sabor rico, garlicky domina la delicadeza del arroz. Para aprovechar al máximo el plato, déjelo reposar antes de servir. Como señala Colman Andews, “la mayoría de los aficionados a la paella prefieren que esté tibia en lugar de caliente”, y con razón: sabe mucho mejor.

No estoy seguro de que haya alguna verdad en la idea de que la paella sólo debe ser comido con una cuchara de madera, pero estoy seguro de que realmente, si es posible, debe burlarse directamente de la sartén. Este es un plato festivo que celebra la alegría de los comedores comunitarios en lugar de un cuchillo formal y fork asunto – así que lo hacen para el almuerzo de domingo, pegar la sartén directamente a la mesa de jardín y quedarse atrapado.

5 alimentos tradicionales españoles que debe probar

Del norte al sur de España, aquí hay 10 platos tradicionales que te dejarán babeando.

España es famosa por muchas cosas: hermosas playas, castillos de cuentos de hadas, festivales de grietas y sin olvidar algunos de los mejores platos del mundo.

Con un extenso y variado menú, la comida española está llena de sabor y usted está obligado a encontrar algo para adaptarse a su paladar. De los chefs estrellas Michelin a los platos caseros transmitidos a través de generaciones, los españoles se enorgullecen de saber cómo comer bien. Así que vaya en el tour de comida de Skyscanner, revelando recetas que sólo encontrará en tierras ibéricas.

1. La Reina de la comida tradicional española: Tortilla de Patatas (tortilla española)

La leyenda lo tiene, la primera receta registrada para la tortilla española humilde y cordial data de 1817, de la región de Navarra. Sin embargo, mucho antes de eso, en 1519, se relató que la tortilla nació en América y Europa. De cualquier otro siglo, el hecho es que son el plato que todos los españoles adoran a su núcleo, y las variedades se pueden disfrutar en muchas ciudades españolas, de Sevilla a Barcelona y La Coruña. Es bien sabido que la versión “desconstruida” de esta receta es lo que inició la carrera del renombrado chef internacional Ferran Adrià. Recomendamos dos lugares clásicos: La Casa de las Tortillas (Calle Zaragoza, 23, Guadalajara) o Panela (Plaza María Pita, 12, A Coruña).

2. Andalucía y su remedio reanimador: Gazpacho

No hay forma de sobrevivir un verano español y sus altas temperaturas sin la ayuda de un gazpacho refrigerado; Los ingredientes principales son tomate, pepino, cebolla, aceite de oliva, ajo y un poco de pan. En Andalucía, el hogar no oficial de gazpacho, también hay una receta similar para s_almorejo_, una sopa más gruesa que gazpacho, pero igual de refrescante. Si quieres tener algún gaspacho de calidad, echa un vistazo a estos lugares interesantes para una sopa fría muy sabrosa: Doña Elvira (Plaza Doña Elvira, 6, Sevilla) o Bodeguita Casablanca (calle Adolfo Rodríguez Jurado, número 12, Sevilla).

3. Valencia: aclamado por sus Paellas

La paella de la palabra fue utilizada originalmente para describir la cacerola usada para cocinar este plato español famoso del arroz. Tradicionalmente la paella era un puré de diferentes ingredientes que los agricultores locales tenían a mano: pollo, conejo y verduras típicamente cultivadas y producidas en Valencia. Con los años, la receta ha evolucionado y ahora es común encontrar mariscos mezclados con el arroz. ¿Dónde puedes disfrutar de este plato? La opción clásica es visitar un restaurante frente al mar para el plato más fresco – pruebe La Pepica (Paseo Neptuno, 2.6 y 8, Valencia).

4. Navarra y Calamares en su tinta

Puede que no parezca el plato más apetitoso – anillos de goma blanca flotando en un mar de tinta de calamar negro – pero un bocado y cualquier aprehensión que tuviera desaparecerá (junto con lo que queda en su plato). Si desea probar el crujido de un lote, tenga en cuenta que se tarda alrededor de una hora y media para preparar y cocinar. Aparentemente, el secreto del calamar scrummy es usar la tinta apropiada del calamar, pues esto proporciona el sabor más rico, más distintivo – sin embargo, la tinta artificial se puede también agregar después para alcanzar un color aún más oscuro. Al lado de criaturas marinas resbaladizas, otros ingredientes incluyen: cebollas, ajo, perejil, pimienta y una copa de vino. Aquí encontrarás la receta más auténtica, pero si prefieres dejar que otra persona haga el trabajo duro y luego cenar en Bar Koistha (Olite Street, 35, Pamplona).

5. Saborear el chicharro al chacolí en el País Vasco

Cuando piensas en los vinos españoles puedes pensar automáticamente en rioja, pero ¿alguna vez has oído hablar de chacolí (o txakoli), un tipo de vino blanco producido principalmente en el País Vasco. Muchas recetas regionales incluyen un glug de este vino agrio pero refrescante, y uno de los más populares también cuenta con caballa pescada localmente o chicharro. Esta cazuela de pescado con clase se hace con tomate, cebolla, zanahoria, puerro, ajo, aceite, y por supuesto un vaso de chacolí. El resultado es una delicia para sus paladares, y no tendrá nada mejor que en el Restaurante RK (Plaza José María Sert 2, Donostia), donde han estado perfeccionando este plato tradicional desde 1998.

4 mitos de la comida española

La gastronomía española se ha gestado tradicionalmente con el pasar de los siglos como una de las gastronomías más reconocidas  y populares del mundo. 

Sus exóticos ingredientes y formas de cocinar han delineado una personalidad gastronómica clara en todo el continente 

Sin duda, hablamos de una gastronomía de referencia mundial sobre la cual se han generado una serie de mitos, falsos conceptos y curiosidades  que vamos a delinear a continuación.  

1. La paella no es un plato nacional de España 

Muchos restaurantes de comida española en el mundo son famosos por sus sabrosas paellas o cazuelas, de hecho muchas personas piensan que es u plato nacional, pero no es así. 

En realidad la paella es un plato típico de Valencia que se ha popularizado por todo el mundo. Probablemente te estéis preguntando ¿entonces cuál es el plato nacional de España? Pues probablemente es la tortilla de patatas 

2. La comida española siempre va acompañada de alcohol  

Algunos españoles prefieren acompañar la comida con una cerveza o con vino, pero ello no quiere decir que la comida española deba ser siempre acompañada con alcohol. 

Sobre todo se tiene esta costumbre cuando se trata de celebraciones u ocasiones especiales. Al igual que para muchos el vino les ayuda a digerir las comidas pesadas. 

En la mayoría de los países europeos es normal que la comida vaya acompañada con vino u otra bebida alcohólica y no es considerado como alcoholismo u otra adicción semejante.  

3. El en almuerzo se come mucho y por mucho tiempo  

Tradicionalmente en España los almuerzos duraban más de una hora y todavía mucha gente sigue cumpliendo esta costumbre. 

No obstante la mayoría se ha limitado a cumplirla solo durante el fin de semana debido a que las rutinas del trabajo no permiten tanto tiempo. En la actualidad los españoles comen ligero y rápido en el almuerzo durante la semana y normalmente los días de descanso y fines de semana si cumplen esta tradición. 

4. La dieta española es sana y mediterránea  

No hay un consenso alrededor de este punto, para los expertos en gastronomía ya la preparación comida no es como antes. Hoy la alimentación depende en gran parte de los gustos de la persona y no de las recetas tradicionales de la zona. 

Además, cada región de España defiende enérgicamente  su forma de cocinar, por lo cual, no se puede hablar en especifico de la comida española.