¿Qué no deberías comer mientras estas en España?

Siempre que se visita un nuevo país, nos adentramos en territorios desconocidos para nuestros organismos. Cada país del mundo alberga una riqueza gastronómica que a su vez tiene una diversidad química que puede ser contraproducente para el organismo.  

Lo primero a tener en cuenta es España es que allá se come a horas distintas de las que ya conoces. Por ejemplo, el almuerzo es a las 14:00 horas (2pm) y la cena a las 22:00 horas (10pm).  

El choque entre unas comidas y otras completamente distintas, puede hacer que un lindo viaje se convierta en un recuerdo no muy grato. Por ello en este post te hablaremos de qué no deberías comer mientras estás en España.  

1. La Paella 

España es famosa por sus paellas, pero hay que destacar que las paellas no son un plato típico español sino de Valencia.  

La primera recomendación es que salvo que estés en Valencia o un restaurant valenciano no te arriesgues a ordenar paella ya que te expones a que te sirvan un plato pre-congelado con adaptaciones de cada zona. 

Por otra parte, si eres alérgico a las especies marinas, por nada comas cazuelas de mariscos o especies similares. Esto podría salirte por caro por la reacción alérgica que podría provocarte. 

2. Sangría  

Los turistas somos reconocidos en España por llegar a los bares y pedir una sangría. Cuando en España la Sangría sobre todo es popular entre estudiantes. 

Muchos turistas creen que la sangría es una bebida tradicional de España y no es así. Para los españoles la mejor sangría  es el Don Simón del Brick. 

3. Los breakfast Ingleses  

Los desayunos ingleses son comunes en hoteles para turistas, pero pocas veces los recomiendan debido a que va en contra de lo mejor de la gastronomía española. 

La recomendación es desayunarse con un café con leche y unas tostadas con tomate y bollería. 

4. El Gazpacho 

Si vas a España en temporada de invierno debes evitar el Gazpacho. Es una comida típica de toda España pero sobre todo en zonas cálidas o en tiempos de verano. 

Además, no son considerados como una comida propia de la dieta habitual de los españoles. Por el contrario, el salmorejo es una buena opción.  

La recomendación final es que, si vas a España de visita, incluyas comidas cónsonas con tu estilo de alimentación y así evitas reacciones adversas que puedan ponerte en riesgo en suelo extranjero.